La sal marina en su estado natural no está sólamente compuesta de sodio y cloro, sino que contiene también una rica variedad de minerales y oligoelementos que son de vital importancia para nuestra salud. Y todo ello a pesar de que la sal marina, en su estado natural, no es otra cosa que agua de mar a la que se le ha extraído la humedad. Si se deja tal y como la naturaleza nos la ofrece, esta sal es idéntica al aprox. 1% de las sales que se concentran en nuestra sangre y este porcentaje de sal es igual de importante para el ser humano que la necesidad de mantener una temperatura corporal constante de 37° C.

Pero no todas las sales son iguales: